Facebook Twitter Google +1     Admin

Luis Vilches pierde una oreja por su fallo con la espada en Sevilla

20090421095016-rafaelillo-77.jpg

Rafael Rubio "Rafaelillo" en su presentación en la Real Maestranza de Sevilla.

Dura y difícil corrida del Conde de la Maza en Sevilla y mérito de una terna que se ha mostrado muy por encima de un encierro que ha regresado a la Feria de Abril tras años de ausencia con unos astados desclasados y algunos orientados.

La tónica general de la corrida ha estado marcada por la entrega y disposición de los tres toreros con unos animales muy ásperos. En una palabra firmeza a raudales en una tarde que depositó muchos sobresaltos, emoción, peligro y en la que afortunadamente todos los hombres salieron por sus propios pies.

El más complicado, con manifiesto peligro, fue el lote de Rafaelillo. Un primer toro orientado que amagó la cornada al torero durante prácticamente toda la faena. Le plantó cara el bravo torero murciano a un Condeso muy agarrado al suelo, al que le costaba trabajo desplazarse acusando además un fuerte castigo en varas. Mucho mérito tuvo la labor del diestro ante un toro reservón, que medía en cada arrancá, como si estuviera agazapado para pegar el zarpazo.

Rafaelillo citó perfecto para las condiciones de su oponente, muleta a media altura y tirón abajo rápido, demostrando una cabeza despejada y tragando de lo lindo. Hubo hasta una tanda que alcanzó la compostura pero siempre oliendo a hule por el peligro constante. Lo mató por arriba incluso estando literalmente cazado hasta para igualar al que abrió plaza.

El cuarto, al que recibió a portagayola aguantó hasta el final pese a las dudas del toro y el viento moviendo el capote, tuvo bastantes similitudes con el anterior y Rafaelillo volvió a hacer un gran esfuerzo. Comenzó con la pierna genuflexa con vistosidad, pero estando otra vez a merced del astifino sobre todo por el peligroso pitón derecho. Nuevamente impecable la actitud firme del murciano, ante otro orientado que brindó al respetable.

El sevillano Luis Vilches que reaparecía de luces después de aquella gravísima cornada en agosto del año pasado en Cenicientos, no se arredró con el toro y anduvo firme y profesional en la cara del segundo del festejo. Fue este un animal con muy poca clase, que embistió a oleadas y con brusquedad de no humillar. Tuvo Luis la virtud de presentar la muleta siempre adelante, aunque a veces se vio sorprendido por las rachas de viento y parecía aquello una bandera.

El quinto fue un toro rajado con las típicas cosas de salida del encaste Núñez, el más manejable del encierro con respecto a sus hermanos. Vilches adivinó sus condiciones al lancear de recibo con cierto son, puesto que el animal echó la cara abajo en alguna ocasión. El de Utrera cuajó muletazos de muy buen corte en el comienzo de faena para hacerse después con la embestida en algunas series que calaron en los tendidos.

Tuvo compostura y estética por el izquierdo sacando la mano por abajo al final de cada natural, impidiendo que el poco humillador le enganchara la franela. Destacó el merito de mantener viva la misma intensidad en su labor y conseguir de paso, que no se rajara el toro -al atacar en el momento justo- algo que estaba deseando hacer. La oreja era segura ante un toro de mucha transmisión, pero la espada hizo guardia y le birló todo triunfo. La ovación, la recibió entre lágrimas de rabia el torero hispalense.

El vallisoletano Joselillo, con el tercero de la jornada, el de mejores principios durante la lidia, vio como el toro fue acortando el recorrido y viniéndose a menos. Joselillo, que brindó al público en su presentación en La Real Maestranza y se mostró consciente y responsabilizado haciendo un esfuerzo también. Sacó una tanda de mucho decoro a base de arriesgar, y aprovechado las medias embestidas de otro adherido al albero. Se tiró arriba a matar resultando resultó prendido por la chaquetilla, afortunadamente sin consecuencias.

Con el sexto tampoco consiguió levantar la corrida. Este pastueño de los Arenales, iba y venía pero con un punto de sosería. Con él Joselillo debió sacarlo más a los medios, donde el del Conde, hubiera ayudado más. Otra vez labor fajada y mucha disposición para agradar, aunque no acertó en los terrenos. 

FICHA DE LA CUARTA DE LA FERIA DE ABRIL DE SEVILLA

Sevilla. Lunes 20 de Abril. 4ª de Feria de Abril. Casi tres cuartos de entrada.

Toros del Conde de la Maza, serios, astifinos aunque desiguales de presentación y hechuras. Orientados, ásperos, difíciles y complicados en conjunto. El 5º, resultó el más manejable.

Rafael Rubio "Rafaelillo":
Ovación con saludos en ambos.
Luis Vilches: Silencio tras aviso y ovación con saludos.
José Miguel Pérez "Joselillo": Ovación con saludos y silencio tras aviso.
21/04/2009 09:50 pcctoros Enlace permanente. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris