Facebook Twitter Google +1     Admin

Recuperación de Juan Miguel tras su grave cogida de Madrid

El novillero Juan Miguel permanece ingresado en el Hospital San Francisco de Asís de Madrid, tras su grave cogida que sufrió ayer en Las Ventas de Madrid. El novillero recibió a la prensa y dijo estas declaraciones. ‘Parece que las figuras solo te quieren acompañar en el día de tu funeral, para lo demás y para ayudar, no quieren saber de ti’. Duras y contundentes, pero a su juicio sinceras, con la ilusión de un novillero que quiere ser. ‘Fui con la ambición de salir en volandas por la Puerta Grande y salí por la enfermería, aún así tengo que dar gracias a la vida’. Dolorido desde el hospital, Juan Miguel nos cuenta lo que sucedió ayer en Madrid. Pero no dolorido por los golpes o por el aparatoso pitonazo que le dio el novillo en la cara. Dolorido porque para novilleros como él: ‘Era mi último cartucho para cumplir mi sueño, pero el doctor no me dejó salir por la delicada zona de la cornada ante el peligro de cualquier coágulo interno que complicara todo’. ‘Mi ilusión había sido matar el segundo novillo, a Madrid le debo todo y le entrego todo para seguir adelante, es la única puerta que tengo por que no tengo casi contratos, el sistema está difícil y es complicado abrirse camino, ahora quiero tomar la alternativa y volver como matador de toros pero ahí vienen los problemas’. ‘Mi única meta es torear todo lo que pueda, donde me quieran poner, está todo dicho y hablado en la plaza’. A día 3 de julio, nos cuenta que: ‘No tengo nada, tengo que volver a los despachos a luchar por mi oportunidad y jugármela en Madrid, si ellos me quieren poner, porque no tengo nada. Solo me han llamado de sitios donde hay condiciones que no podemos aceptar, cada uno pone el precio a su vida que cree que vale, hay que tener dignidad, honradez y no jugarse la vida por dos pesetas’.

03/07/2017 13:31 pcctoros Enlace permanente. Toros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris