Blogia
pcctoros
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Grandes faenas que recuerdo de la feria taurina de Málaga por años de abonado, temporada 2007

Grandes faenas que recuerdo de la feria taurina de Málaga por años de abonado, temporada 2007

Antes, en ese año, en Semana Santa, con nueva empresa taurina, comenzaba mi tercera temporada como abonado y esta vez mis padres se hicieron abonados y en vez de dos fuimos cuatro aficionados a los toros en mi tercera temporada como abonado en la Malagueta. En la Semana Santa, se anunciaba la primera corrida de la nueva empresa que llevaba los destinos del ruedo malagueño, que era Fernando Puche Doña acompañado por Javier Conde y Francisco Rivera Ordóñez, donde ambos torearon con Cayetano. Luego se programaba una feria la del 2007 donde como ya dije en el anterior artículo viví la primera vez que vi en directo a José Tomás y también despedirme de dos figuras del toreo como son Jesús Janeiro "Jesulín de Ubrique" y César Rincón. Antes comenzaba la feria, con la segunda edición del certamen internacional de escuelas taurinas La Malagueta donde vimos un certamen reñido donde vimos a toreros de la talla de Eduardo Reyes, Hugo Iglesias, Fran Gómez, Calita, Juan Sarrión, Adrián Abad, Calita, entre otros. Luego llegaría la gran final que se celebraría el 7 de agosto en la que el ganador indiscutible fue Saúl Jiménez Fortes. El torero malagueño, tuvo que lidiar tres novillos por la cornada que recibió Tulio Salguero en el muslo al entrar a matar a su primero. Donde Fortes cortó cuatro orejas siendo el triunfador de la final, que se la disputó con Angelino de Arriaga que quedó subcampeón del concurso. En las novilladas picadas que abrieron la feria taurina vimos a novilleros de la talla de Antonio Nazaré que entró por Ismael Cuevas, Juan Carlos Cabello, Salvador García, Carlos Guzmán, Ángel Teruel e Ignacio González en la que vimos cosas importantes. Luego el miércoles 8 comenzaba el ciclo continuado de la feria malagueña, con una corrida portuguesa de Murteira Grave donde debutaba el sevillano Luis Vilches, y fue a la postre, el triunfador de la corrida ante un buen toro lidiado en quinto lugar, donde vimos a Vilches valiente y enrazado ante un buen toro, donde se jugó la cornada en cada momento, y llegó el momento de la suerte suprema, tras meter la estocada, el Murteira, prendió al sevillano afortunadamente sin cornada. Por su parte, Mari Paz Vega y David Galán no tuvieron toros. Al día siguiente, debutaba en Málaga, Morenito de Aranda, en una deslucida corrida de Nazario Ibáñez Azorín llevándose el peor lote. Aquella tarde, se la llevaría un torero de Ledesma, que dejó a la plaza sorprendida por su valor y firmeza, se llama Domingo López Chaves, un torero que me sorprendió aquella tarde donde las injusticias presidenciales, dejaron al torero salmantino sin el ansiado triunfo que quieren todos los toreros. Aquella tarde, Rafael Porras -así se llama el presidente-, de pañuelo fácil habitualmente, mantuvo una postura incomprensible en el segundo toro de López Chaves. Casi toda la plaza pidió con fuerza la oreja y él se resistió. El torero dio dos clamorosas vueltas al ruedo a petición de un público entregado a su raza. Hubo bronca a Rafael Porras, claro, que ayer no estuvo muy afortunado, porque devolvió a corrales el tercero de la tarde cuando estaban a punto de banderillearlo. Pudo haberlo hecho antes. Por su parte, El Capea, se volvió a marchar de Málaga sin orejas. Al día siguiente, la afición de Málaga vio las presentaciones de Curro Díaz y Juan Bautista ante un encierro Rosario Osborne, compartiendo cartel con ellos estaba César Jiménez. El encierro que llevó Rosario Osborne era precioso de capas, donde sorprendió un precioso ensabanado que le tocó lidiar a Curro Díaz. El linarense se enfrentó en primer lugar a un animal flojo que fue volviéndose complicado. El torero le cuajó una faena inteligente, retrasando mucho la muleta para aprovechar el poco recorrido del animal, pero no fue suficiente para obtener trofeo. Díazse mostró muy serio con el que hizo cuarto, un animal reservón al que el torero ligó algunos buenos muletazos por la izquierda, en una faena intensa. De no haber fallado a aceros, hubiese obtenido un trofeo. Por su parte el segundo debutante, el francés Juan Bautista, sorprendió a la afición donde se encontró en el segundo de la tarde a un toro también flojo y desrazado, de embestida cansina, al que realizó un trasteo en línea, tapándole la cara con la muleta y ayudándole a la hora de embestir. Lo mató de una estocada certera. Con el quinto toro de la tarde, un animal de embestida corta, Bautista se mostró correcto y culminó el trasteo con una estocada perfectamente ejecutada. Por su parte, César Jiménez, tuvo en tercer lugar a un animal bronco y áspero de embestida cambiante. El diestro consiguió arrancarle algunas embestidas por el pitón izquierdo y lo mató de una estocada en todo lo alto. Jiménezse mostró solvente con el que cerró plaza, un animal que se dejó pero que no transmitía. Al día siguiente, la primera de las corridas de rejones del abono, ante un encierro de Campos Peña. Donde actuaron los rejoneadores Rui Fernandes, Sergio Galán, Álvaro Montes y Pedro Hernández "El Cartagenero", este último hizo su presentación en Málaga. Donde los rejoneadores Rui Fernandes y Álvaro Montes cortaron sendas orejas, por su parte Sergio Galán, tuvo una buena actuación tanto en la individual como en la de colleras y el debutante El Cartagenero estuvo correcto. Al día siguiente, vivimos una corrida bien cuidada, con buena presentación del maestro Capea, donde trajo un buen lote de toros. Aquella tarde, vivimos una tarde memorable de David Fandila "El Fandi", en la que hizo dos tercios de banderillas emocionante que puso a La Malagueta en pie. Pero las injusticias que a veces son demasiadas por parte de los presidentes, dejaron sin Puerta Grande Manolo Segura al torero de Granada. En ese toro, puso toda la carne en el asador. Quizás haya sido una de las mejores faenas que le hemos visto a El Fandi. Toreó muy bien a la verónica, espectacular y certero en banderillas y un trasteo muleteril con temple y pases más que estimables. Sabe conectar con la gente y centró su quehacer en el tendido 5, cuyo público se puso varias veces en pie. Con las banderillas puso la pasa boca abajo. Formó un gran lío con los palos. Templó al toro corriéndole hacia atrás, en una exhibición de facultades. La faena, a media altura, tuvo temple, y gusto y valor. Molinetes y desplantes para delirio de todos. Con el toro y La Malagueta bajo sus dominios, El Fandi entró a matar. Sin duda tenía las dos orejas en las manos y la llave de la puerta grande, pero dejó una media estocada muy tendida, algo defectuosa, que echó a perder el premio mayor. La plaza fue un clamor y Rafael Porras, el presidente, sacó el pañuelo blanco para conceder un apéndice. El segundo, que es potestad suya, no lo concedió. Porras aplicó correctamente el reglamento. Aguantó el tipo en el palco con una bronca mayúscula. El Fandi se metió en el callejón y demoró su salida al ruedo para recoger la oreja -le estaba esperando el alguacilillo- con el fin de que la bronca creciera. Fue su manera de ’castigar’ al presidente. Finalmente paseó la oreja y dio dos vueltas. En el cuarto toro, Rivera Ordóñez, entre el viento y la arena que le entró en los ojos, estuvo con el capote un poco hasta las trancas. Sin embargo, subió el termómetro en banderillas, clavando con facilidad. El tercer par, al quiebro, fue sensacional. Echó las rodillas en tierra para iniciar la faena muleteril pegado a las tablas y apretó un poquito el acelerador para que su paso por La Malagueta no fuera sólo como empresario. Rivera templó y corrió la mano derecha con gusto, con cierto sabor. Fueron muy toreros sus pases de pecho. Prodigó los circulares y se adornó con el teléfono, poniendo el brazo flexionado sobre la testuz del burel. Un bajonazo trasero acabó con ’Jaquetón’, que tuvo un comportamiento ejemplar. La plaza se pobló de pañuelos y almohadillas y la presdiencia se vio obligada a conceder una oreja, de poco peso como después se comprobó. Por su parte, debutaba Julio Benítez "El Cordobés" donde no tuvo suerte con sus toros. Al día siguiente, vivimos la primera de las despedidas de Málaga, la de Jesús Janeiro "Jesulín de Ubrique", un torero que ha tenido mucho cartel en La Malagueta, donde vivió muchas grandes tardes de gloria y en una vivió la cornada. Aquella tarde, el protagonista indiscutible de aquella corrida, fue El Juli, el madrileño viviría en Málaga una de las injusticias que ha vivido toreando. Tras cortar sendas orejas en su lote de Jandillas, la presidenta debutante en la Malagueta, Ana María Romero Fernández, quitaría de manera injustificada una Puerta Grande Manolo Segura y recibiría una de las muchas broncas que ha vivido en estos años como presidenta de la plaza. Por su parte Tejela dejó buenos momentos. Al día siguiente se celebró una corrida de arte para el gusto de la afición malagueña. En un principio estaba anunciado Cayetano Rivera pero no pudo finalmente comparecer en Málaga porque se encontraba convaleciente de una cogida grave que había sufrido días atrás en el Puerto de Santa María por un toro de Cuvillo. Su puesto lo ocupó Julio Aparicio, donde dejó pinceladas de su arte. Javier Conde pasó discreto en su primera tarde pero el que se llevó el gato al agua aquella tarde, con el mejor lote de Juan Pedro Domecq, fue Manzanares hijo. El torero alicantino enamoró a Málaga con dos mágicas faenas que le hicieron artífice del Capote de Paseo. Cortó tres orejas y abrió la Puerta Grande Manolo Segura. Al día siguiente, el 15 de agosto, se lidió un encierro flojo de la familia González, donde El Cordobés y El Fandi cortaron una oreja cada uno y volvió a irse de vacío de Málaga, Perera. Al día siguiente, el jueves 16, se volvería a vivir una despedida de Málaga, concretamente la de César Rincón, un colombiano, que ha dejado grandes tardes para el recuerdo pero se llevó el cariño de la afición de Málaga por algunas tardes que dejó huella, aquella tarde fue para Salvador Vega. El torero de Manilva estuvo francamente bien con los dos mejores toros del encierro. Castella por su parte dejó buenas cosas en la plaza. Al día siguiente, en la segunda tarde de Javier Conde, el malagueño vivió una de las broncas más fuertes que ha recibido en su trayectoria taurina en Málaga, en ese tarde, Joselito Ortega, cortó una oreja de su primer toro. Pero el triunfador de aquella corrida, sin duda fue Enrique Ponce, dos faenas magistrales, donde cuando recibió de capote se lució. Cada lance tenía una mecida cadenciosa, como se mueven los tronos en Málaga. El toro se empleó en el caballo, al que sacó a los medios empujando con fuerza. Unas chicuelinas dieron paso a un picotazo. Ya se presentía que iba a ser una faena de puerta grande. Cuando Ponce se dirigía con la montera al centro para brindar, el público se le anticipó obsequiándole con una sonora ovación. Había toro y había torero. Y hubo faena. Excelentes las series con la mano derecha, sensacional un pase de pecho, un precioso molinete ovacionado y tres circulares sin moverse que puso a La Malagueta de pie. Málaga, rendida a los pies del valenciano. Dejó algo menos de media estocada, pero en un buen sitio y el animal salió rodando. Dos orejas de ley. El presidente, Enrique Moya, aguantó bastante en la concesión de la segunda y tras consultar a su asesor, Pepe Luis Martín, sacó el pañuelo blanco. En el cuarto sólo pudo dibujar una media con el capote. El toro no era claro; escarbón. En el tercio de banderillas el de Zalduendo le puso los pitones en el pecho a Antonio Tejero. Ponce lo probó un poquitín con la muleta y le cambió rápidamente los terrenos, una decisión crucial porque se lo metió en la canasta. Cada serie era mejor que la anterior y cuando remataba con el de pecho, de nuevo La Malagueta se ponía en pie. Subió la temperatura en el coso con esa serie de naturales recogiendo la muleta en cada pase y desplegándosela con torería. ¿Qué gustazo ver torear así! Los circulares eran perfectos. La espontánea ovación del público fue tan intensa, que impidió oír el aviso. Pinchó y por ese motivo perdió las dos orejas. Cortó una de gran peso tras matar de media estocada trasera y tendida. Moya, el presidente, estuvo acertado. Y llegó el gran día que toda la afición quería ver y en especial yo, era el sábado 18 de agosto y se levantó en La Malagueta, donde toreaba tras 5 años sin actuar, del maestro José Tomás. Una corrida que levantó una enorme expectación para esta corrida. El cartel lo componían con cuatro toros de Cuvillo y dos toros de Gavira, Finito de Córdoba, José Tomás y Salvador Cortés. Aquella tarde, vivimos el drama de la fiesta con José Tomás, tras cortar una oreja de su primero, la tragedia llegaría en el tercio de quites del quinto, fue prendido en dos ocasiones y pasó a la enfermería donde fue atentido de un corte en la barbilla, labio y ceja. Salvador Cortes llevó largo al primer toro de su lote en una faena con hondura a la que le faltó pulcritud. El sexto, encastado y que se quedo crudo en el caballo, puso en complicaciones al matador. ’Finito de Córdoba’ hizo un fugaz paso por La Malagueta. A su primero le dio algún muletazo suelto interesante; mientras en el cuarto, más parado, abrevió. Al día siguiente en doble jornada de tarde y noche vivimos dos festejos. Primero comenzamos a ver una corrida de rejones donde Pablo Hermoso de Mendoza, abrió la Puerta Grande Manolo Segura al cortar dos orejas de su primer toro de los tres que tuvo que lidiar por la cogida sufrida por María Sara en su primer toro donde la rejoneadora francesa recibió una dramática voltereta que le provocó una conmoción que le impidió continuar con la lidia. Por su parte, el estellés, hizo las delicias del público con su faena al segundo de la tarde. Abrió la faena a lomos de Curro y brilló especialmente en banderillas sobre Chenel, con vibrantes galopes de costado. Culminó su labor a bordo de Oro Viejo.Por su faena al cuarto de la tarde, que mató en lugar de María Sara, el caballero navarro escuchó una ovación, que no fue más por su fallo con el rejón de muerte, a bordo de Oro Viejo. Hermosono puedo redondear su faena al que cerró plaza con los rejones de muerte, aunque dejó momentos vibrantes con espectaculares piruetas a lomos del veterano Fusileroen el tercio de banderillas. Diego Ventura perdió la segunda oreja de su primer oponente por un rejonazo defectuoso a lomos de Califa.Antes, había enardecido a los tendidos con un espectacular tercio de banderillas a bordo de Guaranáy un lucido último tercio sobre el propio Califa. Venturaabrió su labor al quinto de la tarde, un animal complicado, a lomos de Poemay se lució en banderillas sobre Té.El caballo Distinto, con el que el rejoneador pretendía culminar la labor resultó herido por asta de toro en el ijar derecho, por lo que Ventura finalizó su faena a lomos de Califa. Se atrancó con el rejón de muerte y no puedo cortar las dos orejas de un mismo animal que le habría permitido salir en hombros junto a Hermoso de Mendoza.  Después en horario nocturno, se vivió la decepción de la feria, el ansiado mano a mano de El Cid y Alejandro Talavante donde se lidió un encierro pobre y pésimo de Gerardo Ortega, una corrida que desilusionó a la afición y los aficionados salió de la plaza aquella noche, decepcionados con el juego de las reses onubenses. Y para terminar la feria una corrida que tenía muchas ganas de ver en Málaga, y que fue decepcionante fue la corrida de Victorino Martín y se vivió la cogida grave que sufrió Salvador Cortés en el sexto toro, donde recibió una grave cornada en el abdomen. Ni Padilla y Liria tuvieron suerte con sus lotes. El siguiente escrito que hablaremos en pcctoros será, la cuarta temporada de abonado donde vivimos muchas cosas en el año taurino 2008 y también la grave lesión sufrida por Fernando Cámara en su reaparición y dos toros vivos a los corrales por Alejandro Talavante y Finito de Córdoba, la presentación de Fundi y las injusticias presidenciales que hubo se hablará en el próximo capítulo de pcctoros,  Grandes faenas que recuerdo de la feria taurina de Málaga por años de abonado, temporada 2008

0 comentarios