Facebook Twitter Google +1     Admin

Juan Leal y Joaquín Galdós triunfadores en la segunda corrida de la feria taurina de Astorga (León)

20200824183700-pic01.jpg

Esta tarde se ha celebrado la segunda corrida de la feria de Santa Marta de Astorga (León) donde han actuado José Ignacio Uceda Leal, Juan Leal y Joaquín Galdós ante un fuerte encierro de El Pilar. El toro que abrió la tarde, tuvo clase pero sin fuerza de El Pilar. Uceda Leal, que venía de triunfar el día anterior y sustituía a Finito de Córdoba, se mostró aseado con el animal en una labor que nunca tomó vuelo. No manejó bien la espada, cosa rara en él. También acusó falta de fuerzas el segundo de Uceda Leal, pero tuvo calidad. El de Usera dejó retazos de su sabor añejo y esta vez sí, manejó la espada como él solo sabe hacer, con contundencia. Paseó una oreja. Serio fue el segundo, ovacionado de salida. Juan Leal pisó al acelerador a fondo ya desde el inicio. Se fue a los medios con la muleta para cambiarle el viaje hierático, sin inmutarse. Aprovechó la distancia larga para enjaretar los muletazos siempre con la pañosa adelantada, ligando con ritmo. El epílogo ojedista entusiasmó al tendido, que le premió tras un estoconazo con las dos orejas. Serio, rotundo y firme el francés, con ambición. Hubo incluso petición de rabo. Gran toro el quinto, que protagonizó una pelea de bravo en el caballo y se vino arriba en la muleta, embistiendo muy humillado y con profundidad. Se topó el del Pilar con un Juan Leal en estado de gracia. Convencido, autoritario, sereno… Puso el valor al servicio del toreo. No conforme con el premio anterior, salió espoleado ya con el capote. Ajustado el quite por chicuelinas. Y después con la muleta puso expresión y corrió la mano con temple, especialmente la izquierda. Y de nuevo el epílogo en las cercanías: los circulares, el arrimón… Estocada en los rubios y de nuevo las dos orejas con petición de rabo. Tarde redonda la del francés. El tercero fue un buen toro del Pilar, que embistió entregado y con clase. Dejó apreciar el buen concepto de Joaquín Galdós, que toreó con encaje y mando sobre el pitón derecho. Hubo gusto en la labor del peruano, que a pesar del pinchazo previo a la estocada, cortó una oreja. El destino tenía guardado para el final a Potrico, un toro completísimo de El Pilar que acabó siendo merecidamente indultado. En Astorga y en cualquier otra plaza que se hubiese lidiado se le habría perdonado la vida. Bravo de verdad, tuvo duración, se empleó y embistió por abajo con clase y recorrido. Afortunadamente se topó con un joven torero que viene pidiendo paso: Joaquín Galdós. El peruano supo someterlo y gobernar al bravo toro, para acabar componiendo una labor emotiva y de gran belleza. El pulso, la largura de los muletazos y la enjundia fueron virtudes de una labor maciza. Un bello final para una tarde importante del peruano.

Astorga (León). Lunes, 24 de agosto de 2020. Toros de El Pilar, el quinto premiado con la vuelta al ruedo y el sexto llamado Potrico, número 64, de pelo colorado, fue indultado. Uceda Leal, ovación y oreja; Juan Leal, dos orejas con petición de rabo y dos orejas con petición de rabo; Joaquín Galdós, oreja y dos orejas y rabo simbólicos. Entrada, casi lleno con el aforo permitido.

24/08/2020 18:37 pcctoros Enlace permanente. Toros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris